Cómo prepararse para el Camino de Santiago

Cómo prepararse para el Camino de Santiago

¿Quién puede resistirse a hacer el Camino de Santiago en verano? Es, seguramente, una de las experiencias más alucinantes que podrás vivir en tu vida. Por esto, no deberías dejar de hacer un tramo del Camino por no estar preparado físicamente. Lo que tienes que hacer es tomar nota de este artículo y prepararte para sumarte a la aventura del Camino de Santiago. En Santiago Ways, además, te asesorarán y te acompañarán durante el camino, para que puedas llegar hasta al final.

Consejos para preparar el Camino de Santiago

1. Escoger la época

Cuando preparamos este viaje lo primero que nos preguntamos es: ¿Cuándo es el mejor momento? Pues bien, te recomendamos, primavera y otoño, las estaciones más indicadas para hacer el Camino de Santiago. Las razones son obvias, la temperatura es menos extrema que en invierno o verano.

2. Credenciales

Debes plantearte el motivo por el cual llevas a cabo el Camino. Algunos lo hacen por motivaciones espirituales y religiosas, y por tanto, esperan recibir el certificado ‘Compostela’ al llegar al punto final. Otros, aunque no es por estos motivos, quieren igualmente usar la red de albergues destinada a los peregrinos. Tanto unos como otros, si quieren usar los albergues y recibir el certificado, deberán sacarse una credencial de peregrino antes de salir. Un cuadernillo donde se van recolectando los sellos de los albergues de la ruta para acreditar que se recorren las etapas a pie, caballo o bicicleta. Se obtiene en Compostela, a través del Obispado, Parroquia, Cofradías del Apóstol u otros lugares con autorización.

3. Equipaje

A la hora de preparar el Camino hay que tener muy en cuenta qué tipo de ropa necesitamos para hacer la ruta senderista y qué tipo de equipaje llevaremos. El equipaje que vamos a llevar depende en gran medida de la época en la que vamos a realizar en Camino. Es muy importante elegir una buena mochila, que sea cómoda, y llevarnos solo lo imprescindible. Recuerda que deberás llevar contigo el equipaje durante todo el camino. Recuerda, pero, que hay elementos imprescindibles: esterilla, saco de dormir, capa de lluvia, documentación necesaria y zapatos aptos para hacer senderismo.

4. Etapas

Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar tu viaje son las etapas. Debemos trazar el camino a recorrer antes de empezar con la aventura. Elegir el punto de partida, el tramo y etapas que queremos recorrer y los sitios donde haremos parada. Piensa que es importante definir esto teniendo en cuenta si vamos a hacer el Camino en bicicleta, a pie o a caballo. Y hay que ser realista, no quieras llegar a donde no puedas, más vale disfrutar.

5. Prepárate física y psicológicamente

El Camino supone un esfuerzo importante, y es por esto que hay que preparar a nuestro cuerpo. ¿Cómo? Lleva a cabo entrenamientos, al menos dos meses antes de hacer el Camino, cuida tu dieta y hazte una revisión médica antes de salir. Además es muy importante descansar bien para poder cargar pilas.

6. Decide cómo vas a hacer el Camino

Como sabrás, hay diferentes maneras de recorrer el Camino: a pie, en bicicleta o a caballo. Claro que cada una necesita una preparación diferente. Por ejemplo, para hacerlo en caballo hay que haber practicado mucho antes. La bicicleta es ideal para los que están acostumbrados a hacer ciclismo, pero sino es tu caso, puede ser un poco duro.

Y como decíamos, dependiendo la modalidad que escojas deberás adaptar tu preparación, entrenamiento y tu vestimenta. Infórmate también sobre las modalidades de alojamiento, si puedes dejar la bicicleta o no, o si hay espacio para los caballos.

7. Elige el alojamiento con tiempo

Aunque a través de tu ruta senderista pasarás por diferentes puntos de alojamiento, lo mejor es que no improvises y lo lleves ya todo reservado. Si optas por los albergues, entonces debes saber que estos no admiten reserva, sino que van alojando a los peregrinos en función de su llegada. Las normas de convivencia, como el horario, etc, son más restrictivas y hay que respetarlo.

Aún así los albergues son la forma más auténtica de vivir la experiencia del Camino de Santiago. En los años 90 se multiplicó el número de albergues y son ahora una de las opciones más elegidas por los senderistas.

8. La entrada a Santiago

Como bien sabrás, independientemente del tramo que vayas a realizar, el Camino debe acabar en Santiago de Compostela. ¿Cómo acceder a la ciudad? Pues, dependiendo de cómo hayas recorrido el Camino tendrás que tomar ciertas consideraciones. Los que van en bicicleta, pueden acceder a la Plaza del Obradoiro, la misma ruta que los caminantes, ya que no hace falta permiso para hacerlo. Si vas en bicicleta, y las cargas a un vehículo al último tramo entonces debes solicitar permiso a la Policía Local para acceder hasta este punto. Recuerda que en Santiago también encontrarás la Oficina del Peregrino dónde informarte de todo.

Si tomas nota de todos estos consejos podrás realizar el Camino sin problemas. Lo importante es que cada uno haga los quilómetros que pueda, no hace falta forzarse. Y, sobre todo, disfrutar.

Sígueme en redes
error

Sebatravel

Soy Sebastian Eljach. Viajero o ciudadano del mundo, gracias a mi obsesión con la aventura. Y así han sido alrededor de 60 países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *